La primera persona en comprar un iPhone 6 en la ciudad de Perth, al Oeste de Australia, ha tenido un pequeño descuido con su nuevo terminal. El joven intentaba mostrar el teléfono a una reportera, pero este se revelaba a salir. Los nervios y la emoción llevaron a que el terminal saliese despedido, acabando en el suelo.

El iPhone 6 aparentemente no recibió daños visibles y su sueño volvió a guardarlo rápidamente en su caja, después de haber dicho: “Todo bien, todo bien”. Aunque se puede hablar de mala suerte, hay que tener un buen cuidado con el uso de los nuevos gadgets dado el precio que cuestan y que se acaban dañando por muy duros que nos los vendan.

Vídeo de la escena en cuestión:

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.