Los smartphone tampoco se libran de programas maliciosos, aunque hay que tener en cuenta que no dejan de ser ordenadores en pequeño y al tener tanto éxito, llegan a ser invadidos de estas plagas. Allá por Junio, se extendió un troyano llamado Selftmite.a y enviaba SMS a los veinte primeros contactos de la agenda telefónica. En esta ocasión, es una variante llamada Selfmite.b la que puede llegar a hacer estragos ya que envía SMS a todos los contactos. La evolución de este troyano lo ha hecho llegar también a iOS, pero ha tenido un impacto menor (al menos por ahora).

Los SMS que envían incluyen una URL acortada, para camuflarse un poco, y al abrirla se recibe la solicitud para instalar el programa en cuestión que será la puerta utilizada para realizar todo el daño. Como Selfmite utiliza SMS para propagarse, es probable que de lugar a más de un susto en la factura en caso de no tener tarifa plana para este tipo de mensajes, también si ésta no es ilimitada puede llegar a un punto en el que agote su capacidad y genere gasto. Se ha propagado por varios paises, pero de momento no hay constancia de tenerlo en España.

La pregunta del millón… ¿cómo estar protegido de esta plaga? En primer lugar, no se deben instalar aplicaciones fuera de las fuentes de confianza (en las “Store” oficiales), es fácil encontrar aplicaciones diversas en archivos APK e instalarlas sin ningún plantearse su fiabilidad, pero el riesgo se eleva. La probabilidad de recibir una aplicación de estas características en las vías oficiales es menor, ya que pasan varios controles y pruebas.

Otra recomendación es no abrir sistemáticamente cualquier enlace recibido, en caso de llegar un mensaje de algún contacto con un enlace o algún adjunto dudoso, no está de más hablar con el remitente y escribirle comentando acerca de dicho envío. Como en estos casos, el software se hace pasar por una persona, al comentarlo  puede llegarse a la conclusión de que no ha sido enviado por quien aparenta.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.