Adicionalmente, también se han dado a conocer 3 de las vulnerabilidades de peligrosidad media (dos de ellas en la librería Skia y una en las políticas de contenido del navegador) y una de peligrosidad baja que podía permitir reducir el nivel de seguridad de las conexiones HTTPS. Obviamente, todos estos fallos detectados por terceras personas han recibido su correspondiente recompensa como parte del Bug Bounty, recompensas que van desde los 5000 dólares hasta los 1000.

La compañía también ha facilitado un enlace a los fallos de seguridad detectados por sus propios ingenieros, aunque, de momento, la información de estos no se encuentra disponible.

Además, también relacionado con la seguridad, el nuevo Google Chrome 61 cuenta con una función que permite salir automáticamente de la pantalla completa que lanzan los códigos JavaScript, pantallas completas que suelen ser muy utilizadas por diversas estafas, como, por ejemplo, las estafas de soporte técnico que toman el control del ordenador mediante scripts JS.

Todos los usuarios que ya utilicen este navegador recibirán esta nueva versión automáticamente, por lo que no tenemos de qué preocuparnos en este sentido. Además, si queremos forzar la actualización, podemos hacerlo accediendo al menú “Ayuda > Acerca de Google Chrome“, desde donde veremos cómo se descarga e instala la nueva versión automáticamente.

Si aún no tenemos Google Chrome instalado, podemos descargar esta nueva versión desde su página web principal de forma gratuita. Recordamos que Google Chrome está disponible para Windows, macOS y Linux.

https://www.google.es/chrome/browser/desktop/index.html

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.