Bruno Le Maire, Wolfgang Schäuble, Pier-Carlo Padoan y Luis de Guindos, ministros de Finanzas de Francia, Alemania, Italia y España, respectivamente, han enviado una carta al presidente del Eurogrupo para que se estudie la opción de “establecer un impuesto armonizado sobre el volumen de negocios generado en Europa por las empresas digitales”. El objetivo es que multinacionales que operan en la Unión Europea como Facebook o Google paguen más impuestos.

En la carta, a la que ha tenido acceso El País, los cuatro ministros afirman que se trata de una propuesta práctica. La meta es que la armonización fiscal obligue a los gigantes digitales a pagar un porcentaje sobre el volumen de la facturación total y no sobre los beneficios como hacen en la actualidad. A día de hoy, gracias al marco legal, la ingeniería fiscal y la colaboración de países miembros de la Unión Europea, Amazon, Apple, Facebook, Google y compañía eluden una gran cantidad de impuestos.

Hace justo un año el canciller austriaco Christian Kern lamentaba que “cualquier cafetería vienesa, cualquier puesto de salchichas, paga más impuestos que una empresa multinacional”. Las declaraciones de Kern llegaron poco después de que la Comisión Europea multara a Apple con 13.000 millones de euros por las ayudas fiscales de Irlanda. Actualmente la sanción está recurrida por los de Cupertino.

“Si la Comisión decide impulsar una iniciativa legislativa sobre el asunto, se demostrará nuestro compromiso de gravar adecuadamente a las empresas de la economía digital de manera que refleje su auténtica actividad en la UE”, añaden los ministros en su misiva. […] “Ya no debemos aceptar que estas empresas hagan negocios en Europa mientras pagan unas cantidades mínimas de impuestos en nuestras tesorerías. La eficiencia económica está en juego, así como la equidad fiscal y la soberanía”.

No es el primer intento de poner sobre la mesa una propuesta para que los gigantes digitales paguen más impuestos en los países donde operan. Hace años que se persigue este objetivo, pero los 28 estados de la Unión Europea tienen poder de veto sobre los temas fiscales y algunos (los que se benefician del statu quo actual como pueden ser Irlanda, Holanda o Malta) han bloqueado reformas similares en el pasado.

Para evitar que la propuesta reciba un revés nada más empezar a andar, los ministros proponen discutir la cuestión en los próximos meses, empezando por el encuentro que el Eurogrupo celebrará el 15 y 16 de septiembre en Tallin (Estonia).

 

 

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.