Los propietarios de un ordenador portátil HP deberían comprobar el modelo y los códigos de producción de sus equipos para asegurarse de que las baterías incorporadas en los mismos no son susceptibles de sobrecalentarse. El fabricante estadounidense así lo ha señalado en su nueva campaña de servicio técnico, que tiene como propósito sustituir un número indeterminado de baterías en todo el mundo por riesgo de quemaduras e incendio.

Según ha señalado la compañía, los equipos HP Probook 64x y 65x (G2 y G3), HP ZBook (17 G3, 17 G4 y Studio G3), HP x360 310 (G2), HP ENVY m6, HP Pavilion x360 y HP 11 fueron distribuidos con baterías potencialmente defectuosas que ahora deberán ser remplazadas. Estos ordenadores fueron fabricados entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017, aunque las baterías en cuestión también fueron comercializadas de forma individual.

Imagen

Por el momento no hay constancia de que se haya llegado a producir algún percance que lamentar. Según HP, la campaña afecta al 0,1% de los sistemas comercializados durante los dos últimos años y se circunscribe a los componentes fabricados por un proveedor concreto de la compañía. De estos ordenadores, estima la compañía, solo el 3% podría sobrecalentarse.

Los propietarios de uno de los modelos potencialmente afectados pueden descargar una herramienta de detección desde la página oficial de HP para comprobar si tienen una batería defectuosa. Si ese es el caso, la utilidad permitirá actualizar la BIOS para activar un modo de seguridad mediante el cual se descargará totalmente la batería y se impedirá su carga, por lo que el ordenador portátil solo se podrá utilizar conectado a la corriente.

Como es habitual en estos casos, la campaña de sustitución no tiene coste alguno para los usuarios. Para más información se puede visitar la página que HP ha habilitado para informar a los consumidores.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.