Mientras parte de la industria tecnológica se preocupa por afirmar que las actualizaciones para mitigar las vulnerabilidades Spectre y Meltdown tienen un insignificante impacto en el rendimiento, Microsoft sorprende con un informe donde se detalla que no siempre será así. Los de Redmond afirman que los usuarios con ordenadores modernos y Windows 10 no notarán cambios significativos, pero los propietarios de un equipo no tan reciente con Windows 7 y Windows 8 sí apreciarán un descenso del rendimiento.

En una entrada publicada en el blog oficial de Microsoft, Terry Myerson, vicepresidente ejecutivo del grupo Windows y Dispositivos, explica que los equipos con Windows 10 que se sirvan de un procesador Haswell de Intel o anterior experimentarán una ralentización del sistema que notarán algunos usuarios. En caso de que ese mismo ordenador corra sobre Windows 7 o Windows 8 existirá una disminución del rendimiento que notarán la mayoría de usuarios.

Los equipos menos afectados por los parches que buscan mitigar los efectos de Spectre y Meltdown serán los que usen Skylake, Kaby Lake de Intel o una microarquitectura más moderna. Según Microsoft estos ordenadores muestran ralentizaciones de un dígito, y la compañía pronostica que la mayoría de usuarios no notará ninguna diferencia ya que hablamos de un porcentaje que se refleja en milisegundos.

  • Con Windows 10 ejecutándose en Skylake, Kaby Lake o un procesador más moderno existe una “ralentización de un solo dígito”, pero la mayoría de usuarios no debería notarlo.
  • Con Windows 10 ejecutándose en Haswell o un procesador más viejo se observa una “ralentización más significativa” y “algunos usuarios notarán una disminución en el rendimiento del sistema”.
  • Con Windows 7 o Windows 8 ejecutándose en Haswell o un procesador más viejo “la mayoría de usuarios notarán una ralentización en el rendimiento del sistema”.

Microsoft también aborda cómo afecta la solución a Spectre y Meltdown en Windows Server, afirmando se aprecia un impacto significativo en el rendimiento en función de la intensidad de las cargas de trabajo. Por ese motivo y sin que sirva de precedente, Microsoft invita a los administradores de sistemas a evaluar si deben o no aplicar los parches. Si un servidor solo ejecuta código administrado y no está abierto a un ataque vía navegador u otro código se podría esquivar la actualización de firmware. Sin embargo, esto implica riesgos y no evita que en un futuro sí se deban aplicar los parches.

Microsoft informa que ya ha ofrecido actualizaciones para mitigar los efectos de Spectre y Meltdown en 41 de las 45 ediciones de Windows existentes. El resto recibirán su parche pronto. Se trata de un proceso que están completando otras compañías responsables de sistemas operativos y navegadores como Google y Apple, pero que en el caso de Microsoft ha sufrido un problema con algunos chipsets AMD. Actualmente ambas compañías están trabajando para solucionarlo.

 

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.