Investigadores de Google Project Zero han hecho pública una vulnerabilidad en macOS, después de que Apple no haya liberado un parche en los 90 días previos a la publicación.

Descubierto por el investigador Jann Horn y demostrada por Ian Beer. La vulnerabilidad reside en la forma que el kernel de macOS, XNU, permite a un atacante manipular el sistema de ficheros sin informar al Sistema Operativo.

Esta vulnerabilidad podría permitir a un programa malicioso saltarse la funcionalidad Copy-on-Write (COW) y modificar la memoria compartida entre procesos, llegando a corromperla.

Copy-On-Write o COW es una optimización en la administración de recursos usada en computación. En este caso, se da cuando un proceso necesita un fichero o dato que ya se encuentra en la memoria de otro proceso. Ambos procesos pueden compartir dicho recurso en lugar de crear una nueva copia, reduciendo de esta forma recursos.

Sin embargo, si uno de estos procesos necesita realizar algún cambio sobre el recurso, la función COW aparece y crea una nueva copia en la memoria, de forma que el otro proceso pueda también tener acceso al recurso.

Los investigadores vieron que cuando la imagen de un sistema de ficheros montado es modificada directamente (con la llamada pwrite() ), esta información no es propagada en el sistema de ficheros montado.

Por tanto, un programa malicioso puede hacer cambios en la memoria liberada almacenada en el disco sin informar al subsistema de administración virtual (virtual management subsystem), engañando al proceso destino para que cargue contenido malicioso en la memoria.

La vulnerabilidad fue notificada a Apple en noviembre de 2018 y ésta reconoció la existencia del fallo. Pero a día de hoy aun no se ha solucionado a pesar del aviso. De modo que los investigadores han publicado la falla con criticidad alta y también han liberado una prueba de concepto.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.