Dentro de unos días, el INE comenzará a obtener datos de la localización de los teléfonos de todos los ciudadanos españoles gracias a la cesión por parte de los operadores con el fin de que este organismo pueda conocer por dónde se mueven los usuarios.

Aunque puede sonar impactante, porque realmente es como si no estuvieran espiando, tiene un fin muy concreto; con ellos el Instituto Nacional de Estadística o INE pretende sustituir al “antiguo” cuestionario y utilizar la tecnología con el fin de obtener información.

¿Qué información? Básicamente conocer los desplazamientos y a qué lugares habitualmente van los ciudadanos con el fin de poder saber donde se deben mejorar las infraestructuras y reforzarlas y, además, dónde se deben facilitar más servicios públicos.

Rastreo en verano, Navidad y otros días concretos

El rastreo de la localización de los móviles no tendrá lugar todos los días, sino en días y épocas muy concretas con el fin de que el INE pueda conocer el comportamiento y desplazamientos de los ciudadanos. Se han escogido fechas bastante específicas para recabar la información, que son:

  • 20 de julio y 15 de agosto.
  • 24 de noviembre.
  • 25 de diciembre.
  • Del 18 al 25 de noviembre.

En todos esos días el INE podrá conocer que desplazamientos hará la población, podrá saber a dónde vamos y de dónde venimos, e incluso conocerán la localización de nuestra residencia. Todos esos datos se recopilarán en varias horas del día, de esa forma pueden conocer nuestras ubicaciones en cada momento.

Las fechas escogidas no son precisamente al azar, si te das cuenta una de las más importantes es la de Navidad y las que caen en el mes de verano, dos de ellos festivos y que es cuando la gente aprovecha para realizar una pequeña escapada en caso de que pueda cuadrar.

Precisamente esos desplazamientos son los que quiere conocer el INE (lugar de vacaciones, de trabado, donde se estudia, etc.), de ahí que hayan escogido esas fechas. Los datos los tendrá el INE y serán anónimos, pues el organismo no conocerá el titular de los teléfonos de Movistar, Orange y Vodafone, pero sí sus localizaciones.

Asimismo, toda esa información permitirá al INE conocer si los usuarios tienen una actividad nocturna o diurna y sus comportamientos, y eso lo hacen gracias a la obtención de los datos cada pocas horas, como bien comentamos anteriormente.

Aparte de que el objetivo del INE es obtener información actualizada de los usuarios sobre su localización para su estudio de movilidad, también está relacionado con el tema económico, pues contratar a miles de encuestadores como se hacía hasta ahora costaba mucho dinero, algo que precisamente evita esta cesión por parte de los operadores.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.