En caso de que desees impedir que tu operador facilite tus datos de localización al Instituto Nacional de Estadística (INE) existen algunas opciones disponibles, de modo que el ente público no sepa dónde te encuentras durante sus estudios.

La decisión del INE de controlar la movilidad de los españoles usando los operadores ha provocado bastante polémica, y hay dudas sobre si realmente están autorizados a analizar los datos de conexiones de móviles a las antenas de telefonía, por mucho que se hayan anonimizado y sea imposible identificar ciudadanos concretos.

Movistar, Orange y Vodafone son los operadores que van a compartir la ubicación de millones de clientes con el Instituto Nacional de Estadística, así que veremos cómo evitar vernos afectados, en los casos que sea posible.

Baja en Vodafone Analytics

Vodafone es el único de los tres operadores que nos facilita un procedimiento para impedir que la localización acabe en manos de terceros. Eso sí, para hacerlo debemos descargar la app de la compañía en el móvil:

  1. Mi Vodafone para Android
Mi Vodafone
Mi Vodafone
Developer: Vodafone ES
Price: Free
  1. Mi Vodafone para iPhone
‎Mi Vodafone
‎Mi Vodafone
Price: Free
  • Ahora desplegamos el menú lateral pulsando en las tres líneas horizontales de arriba a la derecha, y entramos en la sección «Mi cuenta»:

Imagen - Cómo evitar que tu operador comparta tu localización con el INE

  • Bajando al final de la pantalla que aparece tendremos el apartado de «Permisos y preferencias»:

Imagen - Cómo evitar que tu operador comparta tu localización con el INE

  • Ahora vamos a la sección de «Permisos» que aparece de primera:

Imagen - Cómo evitar que tu operador comparta tu localización con el INE

  • Buscamos la última opción, que comienza con «No acepto que Vodafone ceda datos anonimizados y agregados basados…» y la desactivamos:

Imagen - Cómo evitar que tu operador comparta tu localización con el INE

Orange y Movistar, sin soluciones

Por su parte, en el caso de Orange y Movistar no hay forma de impedir que faciliten al INE los datos de localización. Se justifican en que, al estar anonimizados y no permitir identificar a personas individuales, no suponen un quebrantamiento de las leyes de protección de datos.

Es decir, que ni Movistar ni Orange tienen previsto, en principio, permitir darnos de baja en la recolección de datos del INE. Aparte del argumento de que se garantiza la privacidad, afirman que se encuentran amparados por las leyes actuales, así que el usuario no puede decidir si usan sus datos o no.

La única solución real sería no usar el móvil, aunque no necesariamente tenemos que apagarlo. Dado que el control se realiza mediante las antenas de telefonía móvil, podríamos ponerlo en modo avión, o incluso extraer la tarjeta SIM, y seguir usándolo cuando tengamos una red WiFi a mano.

Esto solo se aplica a Orange y Movistar, es decir, que no han vendido los datos de los clientes de sus operadores móviles virtuales, que incluyen a Amena, Simyo y Jazztel en el caso del operador naranja, y a Tuenti y O2 si nos fijamos en la compañía española.

MásMóvil, Pepephone, Yoigo y otros

El Grupo MásMóvil constituye el cuarto operador en el mercado español, siendo sus principales marcas MásMóvil, Pepephone y Yoigo. Posee antenas de telefonía propias, muchas de ellas obtenidas tras la compra de Yoigo.

El Grupo MásMóvil nos han confirmado que no participa en el proyecto de geoubicación del INE, así que los datos de sus antenas no se van a compartir.

Vodafone, Orange y Movistar venden solo los datos de sus clientes, no de las antenas, así que otros operadores que usen su cobertura no se verán afectados, lo que supone que más de 10 millones de personas se libran del control del INE.

Por ejemplo, MásMóvil tiene acuerdos para compartir antenas con Orange, y otros operadores móviles virtuales también usan cobertura de terceros, y en ninguno de estos casos el INE va a recibir la localización de los móviles.

¿Qué días y qué datos va a recoger el INE?

El objetivo del Instituto Nacional de Estadística es obtener datos sobre la movilidad de los españoles, y le interesan fechas de altos desplazamientos, como el verano o la Navidad. En concreto, son estos los 8 días en los que controlará a dónde vamos:

  • 18 al 21 de noviembre.
  • 24 de noviembre.
  • 25 de diciembre.
  • 20 de julio.
  • 15 de agosto.

El mapa de España se va a dividir en 3.500 fragmentos, y en cada uno de ellos debe haber un mínimo de 5.000 personas, para que los datos se mantengan anónimos. Estos fragmentos no son una cuadrícula regular, sino que dependen del municipio: en las grandes ciudades habrá muchas divisiones, al contrario que en zonas menos pobladas.

Los datos que recibirá el INE serán los movimientos de los móviles entre los fragmentos del mapa que han creado. Eso sí, realizarán comprobaciones a diversas horas de cada día, para analizar los hábitos de los usuarios.

Este sistema solo se aplica a la información que los operadores mandan al INE. Los datos que tienen, en realidad, son mucho más exactos. Saben en cada momento a qué antena está conectado cada cliente individual, y por ley deben guardar esa información durante 12 meses por si un juez se la reclama.

Por último, hay que valorar el aspecto económico de la operación. El INE quiere ahorrar dinero respecto a realizar un estudio de movilidad a pie de calle, mientras que cada operador cede los datos de forma voluntaria porque recibe un pago del Instituto nacional de Estadística.

Movistar facturará más de 163.000 euros a través de su filial Luca, Orange cobrará 150.000 euros por medio de Flux Vision y Vodafone Analytics recibirá 185.000 euros.

La conclusión es que la capacidad para impedir que los operadores compartan la localización con el INE u otras entidades es limitada, aunque no deberíamos descartar que la presión social y las dudas de la Agencia Española de Protección de Datos hagan que Movistar y Orange acaben por habilitar en el futuro algún sistema para evitar ser controlados, como el de Vodafone.

 

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.