Un nuevo incidente de ciberseguridad ha afectado seriamente a una gran empresa. LifeLabs, el principal proveedor de servicios de análisis clínicos de Canadá, reconoció recientemente que sufrió un ciberataque por el que tuvo que pagar una cantidad considerable a los hackers para recuperar la información comprometida. Se trata quizás de la mayor violación de datos en la historia de Canadá, por lo que la comunidad de ciberseguridad recomienda realizar una investigación exhaustiva para determinar las causas y consecuencias exactas.

El incidente habría ocurrido el pasado mes de octubre, afectando a millones de ciudadanos canadienses, que ahora están sufriendo la exposición de múltiples datos personales como: Nombres y apellidos, Direcciones, Fechas de nacimiento, Credenciales de acceso.

El equipo informático de la empresa habría decidido pagar un rescate a los hackers para mantener los datos seguros, para lo cual se solicitó la colaboración de expertos en ciberseguridad. En la página web de la empresa hay un apartado especial para resolver las dudas de los usuarios preocupados por el estado de su información.

Dominic Vogel, director de la empresa de seguridad Cyber SC, afirma que incidentes de esta magnitud suelen conllevar grandes cambios en las políticas y protocolos de seguridad de las empresas: «Este es un momento decisivo, no sólo para la empresa afectada, sino para las empresas que operan en Canadá, tendremos que esperar para ver si la empresa está a la altura del desafío que se le presenta en los próximos meses», dijo.

Un ejemplo del complejo escenario al que se enfrenta una empresa tras sufrir una filtración de datos es el incidente ocurrido hace unos meses en el sindicato financiero Desjardins. Aunque se trató de una violación masiva de datos, el manejo del incidente por parte de la empresa resultó ser decisivo, según los expertos en ciberseguridad. Después de exponer la información, Desjardins tomó las medidas necesarias para evitar que el problema se extendiera, además de ocuparse de proteger la información comprometida, evitando que fuera utilizada con fines maliciosos, como el robo de identidad.

Después de los cálculos iniciales del incidente, se estima que alrededor de 15 millones de ciudadanos canadienses podrían verse afectados, por lo que esta podría ser la mayor violación de datos en la historia del país.

Por otro lado, los comisionados de información de Ontario y Columbia Británica, dos de las provincias más afectadas, ya están investigando la brecha de datos, sin embargo, los expertos en ciberseguridad afirman que aún no hay suficiente información disponible para determinar si ha sido culpa de la empresa, si se trata de un fallo de un proveedor externo o si se trata de un sofisticado ciberataque.

Si algo es seguro es que las autoridades canadienses investigarán a fondo el incidente para demostrar su compromiso con la seguridad de la información de los ciudadanos. Posteriormente, uno de los escenarios posibles, según los expertos del Instituto Internacional de Ciberseguridad (IICS), es que Canadá utilice LifeLabs como ejemplo, ya que el creciente número de incidentes de ciberseguridad preocupa a las autoridades y, hasta ahora, las empresas parecen no aprender de los errores del pasado.

 

 

 

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.