Android.Xiny.5261: este es el nombre que ha recibido el troyano que es casi imposible de eliminar por métodos poco invasivos.

Hay distintas variantes que han surgido en los últimos años, pero ninguna tan preocupante como esta. Tanto es así que hoy en día no existe ninguna posibilidad de poder borrarlo de forma sencilla de un móvil Android.

Lo que hace este virus es entrar al sistema con permisos root, permitiéndole así poder tener el control. Es capaz de suplantar determinados archivos de sistema con el objetivo de asegurarse un inicio automático cada vez que el smartphone se enciende.

La particularidad de este troyano es que elimina cierto tipo de aplicaciones muy específicas, en concreto y según Dr. Web, algunas que ya vienen preinstaladas en el móvil, pero especialmente aquellas que permiten a los usuarios obtener permisos root (SuperSU, KingRoot, etc.).

Es precisamente esta acción de Android.Xiny.5621 la que imposibilita al usuario del dispositivo móvil tener acceso a permisos root y, por consiguiente, eliminar el virus. Teniendo en cuenta esto, las opciones para borrarlo con algún método poco invasivo bajan drásticamente.

Lo más sencillo sería hacer un restablecimiento de fábrica (devolver al estado original un teléfono) o hacer un cambio de firmware, pero la primera opción conllevaría un largo proceso de copias de seguridad para no perder los datos actuales de los que dispones en el teléfono.

El troyano puede entrar al móvil de cualquier forma, así que hay que tener cuidado con las webs que se visitan, que archivos o aplicaciones para Android descargas (siempre de fuentes oficiales) y mirar muy bien los correos y posibles archivos adjuntos o enlaces que abres.

Tomando esa serie de medidas básicas y lógicas, deberías estar protegido frente a esta y otro tipo de amenazas, por lo que las probabilidades de ser infectado por Android.Xiny.5621 serán más bajas, y te evitará quebraderos de cabeza posteriores.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.