Emotet es una de las amenazas de seguridad que ha estado más presente en los últimos tiempos. Ha logrado infectar miles de equipos en todo el mundo. La manera en la que logra infectar puede variar en cada caso y eso hace que debamos tomar siempre precauciones. La cuestión es que con el paso del tiempo ha logrado perfeccionar sus ataques. Hoy nos hacemos eco de una noticia que informa sobre cómo Emotet es capaz de infectar redes Wi-Fi cercanas. Un problema que pone en riesgo a todos aquellos usuarios que no protejan correctamente sus redes.

Hay que tener en cuenta que Emotet no es una amenaza nueva. Lleva presente mucho tiempo y, como hemos mencionado, ha ido perfeccionando los métodos que utiliza para infectar a los usuarios. En esta ocasión ataca a las redes Wi-Fi que no están protegidas correctamente. Ya hemos mencionado en muchas ocasiones la importancia de proteger nuestras redes. Ahora tenemos un motivo más.

Se trata de un programa malicioso que ha sido detectado por un grupo de investigadores de seguridad. Ese software es capaz de propagar el troyano Emotet por las redes Wi-Fi cercanas y de esta forma llegar a comprometer los equipos que haya conectados.

Emotet es capaz de descargar malware adicional. Una de las variedades más comunes es Trickbot, un peligroso troyano que se convierte en una verdadera amenaza para las víctimas que acaban infectadas.

Hasta el momento Emotet se podía propagar a otros equipos conectados en la misma red pero a través de recursos compartidos o el uso de exploits. Es ahora cuando los investigadores de seguridad de Binary Defense han detectado un nuevo método de propagación: a través de las redes Wi-Fi cercanas.

Cuando Emotet infecta un equipo ahora tiene la capacidad de utilizar la interfaz wlanAPI y buscar redes Wi-Fi cercanas. Puede ser la de cualquier vecino, una red gratuita, etc. El malware es capaz de probar contraseñas comunes en caso de que estén cifradas con clave.

Como vemos no basta solo con poner una clave cualquiera a la red Wi-Fi, sino que será muy importante que esa contraseña sea fuerte y compleja. Por un lado vamos a proteger la red de posibles intrusos, algo que puede preservar el buen funcionamiento de la misma, la velocidad de Internet y asegurar nuestras conexiones.

Sin embargo también será vital para evitar amenazas como es el caso de Emotet. Es muy importante que protejamos correctamente la red Wi-Fi y que no seamos víctimas de ataques de este tipo que pueden poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad.

Una buena contraseña para el Wi-Fi tiene que ser única, contar con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Es importante también el tipo de cifrado que utilicemos, ya que en ocasiones los cifrados obsoletos como es el caso de WEP pueden ser inseguros. Una buena opción es utilizar el cifrado WPA-2 combinado con una contraseña que sea realmente fuerte y difícil de averiguar.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.